Donación de cien pantallas en Castilleja de la Cuesta

    El hermano Gómez mostrando una pantalla

    La hermana Mari Ángeles Méndez y su marido, el hermano Juan Antonio Gómez, son miembros del Barrio de Castilleja, Estaca de Sevilla. La semana pasada acudieron al ambulatorio de su pueblo y las enfermeras les dijeron que carecían de pantallas de protección. Al salir del ambulatorio, sin dudarlo ni un momento, la hermana Méndez se dirigió a la papelería cercana a su domicilio y compró carpetas de plástico para fabricar pantallas caseras. 

    Cuando fueron a llevarlas al ambulatorio, un patrullero de la policía local les dijo que ellos tampoco tenían. La hermana Méndez le contestó que no se preocupara y que ella les haría las que necesitaran. En apenas tres días, hicieron cien pantallas protectoras que fueron entregadas en el ambulatorio y la policía local de su localidad. Todo gesto cuenta, y aun más en momentos de necesidad. En palabras de nuestro Salvador Jesucristo: “Por tanto, no os canséis de hacer lo bueno, porque estáis poniendo los cimientos de una gran obra. Y de las cosas pequeñas proceden las grandes” (D. y C. 64:33).

    Seamos una luz

    Más miembros de la Iglesia en otras regiones de España también han aportado de sus recursos y talentos para ayudar durante estos tiempos. Entre Huelva, Cartagena, Sevilla y Granada también han donado más de ocho mil mascarillas. En Azuqueca de Henares la Iglesia ha donado guantes y otros materiales para la Guardia Civil. ¿Cómo puedes usar tus talentos para ayudar a alguien durante estos tiempos?


    “Por tanto, no os canséis de hacer lo bueno, porque estáis poniendo los cimientos de una gran obra. Y de las cosas pequeñas proceden las grandes”

    D. y C. 64:33