Ataques y estrategias de defensa

Mensaje de los Líderes del Área

Varias personas sostienen sus ejemplares de las Escrituras en formato físico y digital.
Élder Helmut D. Wondra, Setenta de Área.
Élder Helmut D. Wondra, Austria Setenta de Área

Mi fe en Jesucristo es el fundamento de mi vida. Mi mayor deseo, para mí y mi familia, es volver algún día a reunirnos con Él y con mi Padre Celestial.
El propósito de la Iglesia de Jesucristo es invitar a todos a venir a Cristo y participar de la salvación por medio de Él. Sin embargo, en nuestro mundo moderno, no resulta fácil fortalecer nuestra fe en el Salvador. El presidente Russell M. Nelson enseñó: “El adversario está aumentando su ataque sobre la fe y sobre nosotros y nuestras familias a una velocidad exponencial. Para sobrevivir espiritualmente, necesitamos estrategias para contrarrestarlo y planes proactivos”1.

Una de las estrategias que el Señor nos dio a través de Su profeta es “una Iglesia centrada en el hogar, respaldada por lo que se lleva a cabo dentro de los edificios de nuestros barrios, ramas, y estacas”2. El estudio diario de las Escrituras, respaldado por la guía de estudio “Ven, sígueme”, será fundamental para transformar nuestro hogar en un “santuario de fe”3.

Sin embargo, ¿el estudio de las Escrituras realmente tiene poder para hacer eso?

Hace unos años tuve que lidiar con un problema difícil. Me quedó claro que tenía que alcanzar un nivel espiritual más alto para afrontar ese desafío. Por lo tanto, oré para saber qué tenía que hacer para desarrollar más fortaleza espiritual. Como respuesta a mis oraciones, recibí la inspiración de estudiar el Libro de Mormón con más diligencia que nunca. Había leído el Libro de Mormón muchas veces antes, pero me propuse estudiarlo con más intensidad y oración que nunca. Como resultado, pude sentir que mi espiritualidad aumentaba a diario, mi fe en Jesucristo se fortalecía y se me dio la fortaleza para afrontar mi problema.

De hecho, las Escrituras emanan un poder espiritual que necesitamos con toda urgencia en nuestros días. En las Escrituras encontramos respuestas a las preguntas más importantes de nuestra vida. Cuando estudiamos las Escrituras a diario, en familia o con amigos, y compartimos nuestros pensamientos y experiencias, fortalecemos nuestra conexión entre nosotros y con nuestro Padre Celestial.

¿Quién podría haber imaginado que, cuando se presentó “Ven, sígueme”, y el presidente Nelson nos dijo que era el momento de “remodelar [el] hogar, centrándolo en el aprendizaje del Evangelio”4, descubriríamos que, unos meses después, nuestra capacidad de ir a la Iglesia para recibir alimento espiritual, se vería muy limitada? ¡Solo podemos estar agradecidos al Señor por prepararnos a tiempo para estos momentos!

Mi familia y yo nos sentimos personalmente muy bendecidos por “Ven, sígueme”. Con nuestros horarios ocupados y muchos intereses y responsabilidades, no siempre nos resulta fácil encontrar el tiempo y la paz que necesitamos para leer y estudiar las Escrituras juntos todos los días. Teníamos que hacer de esto una prioridad para que realmente funcionara. No experimentamos un derramamiento espiritual cada vez que estudiamos el Evangelio en familia, pero nuestro estudio diario de las Escrituras nos ayuda mucho a conocer mejor al Salvador, a invitar al Espíritu a nuestro hogar y a minimizar la influencia del adversario dentro de nuestra familia.

He hablado con varias familias y les he preguntado acerca de sus experiencias con “Ven, sígueme”. Ha sido interesante darse cuenta de que cada familia tenía que encontrar su propio camino con respecto a cuándo estudiar las Escrituras juntos y cómo usar “Ven, sígueme” como guía. Sin embargo, cada familia que, en oración, pidió revelación sobre la mejor manera de hacerlo, pudo experimentar la bendición asociada con ese estudio.
Que nuestros esfuerzos diarios por estudiar las Escrituras nos ayuden a convertirnos verdaderamente, a conocer mejor a Cristo y a llegar a ser más como Él.

Notas:

1. Presidente Russell M. Nelson, “Observaciones iniciales”, Liahona, noviembre de 2018.
2. Presidente Russell M. Nelson, “Observaciones iniciales”, Liahona, noviembre de 2018.
3. Russell M. Nelson, “Cómo ser Santos de los Últimos Días ejemplares”, Liahona, noviembre 2018.
4. Russell M. Nelson, “Cómo ser Santos de los Últimos Días ejemplares”, Liahona, noviembre 2018